Entrevista a Nestor Angel Molina y Ana Maria Rodriguez

SE: Néstor donde estaba cuando se empieza a hablar de una guerra en Malvinas? Qué edad tenía usted en ese momento?

N: Me encontraba en El Palomar y nací en octubre de 1945 a marzo…abril del 1982 serían 36 años.

SE: que estaba haciendo?

N: Yo estaba destinado en la Primera Brigada Aérea de El Palomar, como función principal era controlador de tránsito aéreo, son los que están en las torres de control

SE: Usted ya tenía una carrera militar en la Fuerza Aérea

N: Sí, yo ingresé a los 15 años, desde el año 1961 que estaba en la Fuerza Aérea.

SE: Era de Capital? Dónde estaba?

N: No; yo vivía en Bahía Blanca; pero me fui a Córdoba e ingresé en la Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea.

SE: Usted es oriundo de Córdoba?

N: Nacido en Córdoba por esas casualidades;como mi padre era ferroviario en Santa Fe,  lo trasladaron a Córdoba y ahí nací yo en el año 1945.

SE: Cuando usted empieza la carrera militar en Córdoba, vivía en Córdoba?

N: No, como dije antes, vivía en Bahía Blanca. Mi madre nos llevó a mí y mi hermana a esa ciudad, ya que sus padres estaban ahí,  así que nos quedamos en esa ciudad. Después en 1961 ingresé en la Fuerza Aérea en Córdoba. Luego de 3 años egresé como Controlador Aéreo y fui destinado a la Escuela de Aviación Militar a la torre  de control de vuelo.La Escuela de Aviación Militar es la escuela de oficiales de la Fuerza Aérea. A fines de 1965 hice una permuta y me vine de pase a Tandil, acá la conocí a ella y nos casamos en marzo de 1972 y en ese mismo mes me sale el pase para Río Gallegos; ….recién casados y nos tuvimos que ir para la Patagonia.

Sra.: De regalo de bodas (risas)

SE: Dicen que los recién casados necesitan un tiempo solos (risas)

Sra.: si! Fue bárbaro! (risas)

N: si, estuvimos 4 años, hasta que vino el primer hijo. Solos… sin familia….teníamos amigos, conocidos…

Sra.: Aparte, como él estaba estudiando en la universidad y yo estudiaba idiomas particular,  vivíamos en casa de mis padres, de recién casados…así que… (Risas). Fue flor de regalo (risas)

N: Yo estudié 1 año de veterinaria…

SE: Acá en Tandil?

N: SI… en el año 1971, cuando la universidad era paga. Alcancé a rendir algunas materias. Lamentablemente en Río Gallegos no existía esa carrera y no  pude continuarla.

Sra.: Creo que en esa época ninguna

N: Pocas carreras en Río Gallegos… de las que me gustaban no había ninguna

SE: Y de Río Gallegos?

N: De Río Gallegos me destinan a la Primera Brigada Aérea, en El Palomar; en 1976. En ese destino cumplí la  función de controlador de tránsito aéreo y también  tuve la oportunidad de realizar cursos como tripulante, especialista en carga y descarga de aviones,  llamado  Comisario de Abordo. A fines del 1976, empecé a volar hasta diciembre de 1985.

SE: Que hace un Comisario de Abordo?

Sra.: Azafato

N: El Comisario de Abordo es el que se encarga de los pasajeros, de la carga y descarga de los aviones; del peso y balanceo,  sobre todo cuando se lleva carga; para que el avión pueda volar correctamente, despegar y aterrizar bien, tiene que tener el centro de gravedad donde corresponde, si se distribuye mal la carga y lleva más peso adelante el avión no puede despegar y si va muy pesado de cola, cuando empieza a tomar velocidad el avión tiende a subir y luego cae porque no tiene la velocidad correcta.  En los aviones  Hércules, mi función era esa. Cargarlo…pero había que saber cargarlo

SE: Néstor, cuando empieza a escuchar de Malvinas? Estando en Palomar. Se acuerda la primera vez?

N: Y…en 1977 tuve la suerte de pisar por primera vez las Malvinas, así que las conocí personalmente y a partir de ahí realicé varios vuelos con LADE, llevando y trayendo pasajeros.

SE: Pero cuando estaba en la Fuerza, ya escuchaba de Malvinas, de la guerra de Malvinas?

N: No…no. Hasta el 2 de abril de 1982 ni se hablaba de la guerra de Malvinas

SE: Pero usted en el1977 ya había empezado a escuchar de Malvinas

N: Sí lógico, volábamos a las islas; incluso he pernoctado varias veces ahí.

Sra.: Pero NOde Guerra.

N: Me desempeñaba, digamos como Comisario de Abordo, en los aviones FOKKER F27, que hacían los vuelos LADE. LADE eraLíneasAéreasdel Estado;  había un vuelo semanal que iba a la isla, para que la gente de la isla pudiera viajar a Londres o a cualquier parte del mundo, pero tenía que salir de la isla y la única forma era por los vuelos LADE, o en barco, pero el barco venía cada 6 meses. Mientras volaba los F27 me tocaba ir cada tanto, después cuando empecé a volar los FOKKER F28, que eran aviones a reacción y un poco más grandes, el vuelo a Malvinas, hacía escala en Neuquén; ahí  cargábamos entre 800 y 1000 kilos de fruta y verduras, que llevábamos todas las semanas a la isla, o sea ellos comían verdura y fruta fresca nuestra. Eso fue hasta principios de1980…ya en ese año me dijeron….” Usted ya cumplió esta etapa acá y ahora tiene que hacer el curso de otro avión…Con toda la experiencia que usted tiene puede volar en Hércules. Así que  pasará  a carga y descargar los Hércules”. A partir de 1980 empecé a volar ese avión y hasta fin de 1985, En diciembre de ese año dejo  Palomar porque tuve la suerte de ir destinado a  la embajada argentina en Estados Unidos; Agregación Aeronáutica;  donde permanecimos algo más de 2 años…eso en general….

SE: Eso en general. Y cuando empieza a escuchar de que en Malvinas era un lugar de conflicto?

N: Y nosotros prácticamente unos días antes. Porque a mí el 28 de marzo me destinan con otro compañero a un operativo al sur. En esa época me desempeñaba como encargado de la Torre de Control y me pedían dos Operadores de Torre para realizar un operativo en el sur. Como habíamos dos que no estábamos dentro de la dotación de turnos, y no quería recargar al personal,  ya que  se hacían turnos de 24 horas…eran 4 o sea 24 por 72, si sacábamos dos debían hacer 24 por 24, entonces para que no se produjera ese problema, los que no hacíamos turnos, dijimos “bueno…vamos nosotros dos “, porque además teníamos una antigüedad.

SE: Y sabían a que iban?

N: No…no. Para nosotros era un operativo en el sur. Así que el 29  de marzo nos embarcaron en un Boeing que tenía la Fuerza Aérea a Comodoro Rivadavia y  ahí en Comodoro Rivadavia el primer día nos aislaron y no nos dijeron nada, sólo nos dieron ropa para zona fría…

SE: Y que pensaron ustedes? Qué iban a hacer?

N: Ya a esta altura de los acontecimientos se sospechaba algo fuera de lo común. En el segundo día que estábamos en Comodoro nos llamaron y nos dijeron “Usted va a hacer esta función….usted va a hacer esta otra función en la isla, porque vamos a tomar las Malvinas”

SE: Cuando ustedes estaban ahí antes que les dijeran,  ustedes se preguntaban que podía pasar? Se imaginaban algo?

N: No nos imaginábamos lo que podía pasar;  pensábamos que íbamos a tomar la isla….que íbamos a hacer acto de presencia. En realidad nunca pensamos que los ingleses  iban a venir desde tanta distancia a la isla. No eran las cosas tan difíciles…íbamos a tomar la isla y más que eso no sabíamos. De ahí que iba a haber un conflicto bélico que iba a durar casi tres meses…no teníamos idea.

SE: Les dan las funciones y que les dicen?

N: Aparte de Controladores íbamos a estar en la parte de carga, como terminal de carga. Teníamos que recibir los aviones del continente, descargarlos, o sea cumplíamos doble función….ya en la unidad  lo hacíamos y seguíamos cumpliendo doble función ahí. El 2 de abril, a la madrugada salimos para Malvinas y el primer avión que aterrizó fue el nuestro, una vez en la isla tuve que hacerme cargo de la Torre de Control rápidamente y empezar a descubrir en que canales estaban las frecuencias para comunicarnos con nuestros aviones ya que los ingleses habían hecho un desastre con las frecuencias de los equipos y todo para que no los usáramos. Una vez que se puso en orden las frecuencias se empezó a operar normalmente con todos los vuelos. Estuve cumpliendo con esa doble función desde el 2 de abril hasta el 18. Como  el Escuadrón Aéreo que tenía que formar 15 tripulaciones, y nosotros éramos 4, 3 suboficiales y un oficial, que pertenecíamos a determinadastripulaciones, algunas estaban incompletas, así que nos consiguieron relevo y el 18 a la noche nos sacaron de la isla a Comodoro, esa noche me bajé  del Hércules y me subí a un Boeing con destino a Palomar, llegué como a las dos y pico de la mañana. Ella no tenía ni idea, no le había podido avisar. A las 7 de la mañana del 19 de abril me llaman para avisarme que tenía que salir en un vuelo rumbo a las islas…así que a partir de ese día comencé con los vuelos hasta el fin de la guerra.

SE: Así que no sabías nada  Ana María?

Sra.: Mirá no sé si sabía o no sabía….porque esas cosas que pasan (risas) cuando él llegó a casa con el bolso (fue el 28 de marzo a la noche) porque para esos viajes a la Antártida, llevaban una ropa especial y viene con el bolso con esa ropa…y le pregunté a qué parte del sur iban y me dice “vamos a instalar una torre de control en el sur”

N: Porque íbamos a hacer un operativo… porque necesitaban….

SE: Es lo que le decían primero…

Sra.: Pero esa cosa…que creer o reventar! Porque nunca en casa se había hablado de Malvinas…de nada…de nada… de nada. Y le digo “Van a Malvinas”, me dice “No! De donde sacaste eso?” y le digo “van a Malvinas”. Podes creer!! Yo no había escuchado nada de Malvinas…pero cosa de brujas viste. Porque la llamo a mi suegra por teléfono, que vivía en Bahía Blanca, para decirle que él estaba en Malvinas y me dice mi suegra “Néstor está en Malvinas no?” antes de que yo pudiera hablar. O sea que….

SE: Ya estaban brujeando todas. (Risas)

Sra.: (Risas) Si, porque eso de Malvinas fue…lo que pasa es que yo en ningún momento pensé que iba a ir a la guerra, para nada. Yo seguí con mi vida habitual…

SE: Claro! para vos iba a Malvinas a instalar una torre, sin ningún tipo de riesgo

Sra.: Claro

SE: La situación normal de riesgo de trabajo, pero no una situación bélica

Sra.:No, no…para nada  fueron bastante días, largos…

SE: Ni las esposas ni el resto de las familias no tenían idea de que su marido…

N: Era secreto, va….muy secreto no…porque cuando estaban despegando  todos los aviones desde  Palomar para el sur,  el primero a la noche, Radio Colonia estaba informando, que desde la primera Brigada estaban despegando todos para ir a Malvinas.

SE: Radio Colonia Uruguay ya tenía la información de que iban a Malvinas

Sra.: Sumaron dos más dos, como hicimos muchos ahí. Enseguida que él se fue…mamá que vivía acá en Tandil se fue para allá, para acompañarme, para que yo no estuviera sola. Y yo en una nube total! Yo… para mi…estaba en Malvinas si….pero en un operativo como tantos. Y yo la veía a mamá que tejía y me miraba…tejía y me miraba….a mí no me pasaba nada! hasta que caí claro. Yo caí cuando bajaron el primer Hércules, el único va. Recién ahí me di cuenta de lo que realmente estaba pasando. Aparte yo….mirá como me convencía, como el Hércules era un avión de carga y era el que llevaba la mercadería que necesitaban, decía “Al Hércules no le va a pasar nada porque es de carga”

SE: Claro…claro. Cuando se enteraron que habían bajado a uno, se acabó la tranquilidad

Sra.: Si

N: Si, yo ese día…

SE: Volviste a las 2 de la mañana y a las 7 te dicen que te vas de nuevo…Ahí se dieron cuenta que no era un operativo nada más?

N: No, no. Cuando yo salí de Malvinas ya habían pasado dos semanas, ya sabíamos  que venían los ingleses, habían declarado la zona de exclusión… ya lo habíamos asumido que estábamos en guerra y tuve que decirlo, porque llegar a las 2 de la mañana y volver a salir al mediodía de ese día había que justificarlo.

SE: Y qué hablaban entre ustedes de eso? Porque era una situación impensable….Argentina no había vivido una guerra antes…

N: Lo que pasa que en el caso nuestro los que volábamos los C-130 estábamos acostumbrados a cualquier cosa. Siempre que se hacía un vuelo, era un vuelo de instrucción, vuelos como si estuviéramos en conflicto, siempre. Aunque fuera un vuelo normal siempre estábamos preparados para cualquier cosa, tan es así que nosotros lo que hicimos es lo que hacíamos todos los días, no era una cosa nueva, para nosotros llevar carga…levar gente…todo eso era moneda corriente. Hacer reabastecimiento en vuelo era moneda corriente…hacer lanzamiento de carga…lo hacíamos…lo practicábamos. Así que para nosotros todo lo que hicimos durante el conflicto era lo que hacíamos todos los días.

SE: Lo que debe haber sido diferente era el estado anímico de las personas con las que trabajaba. Verdad?

N: Si…a veces…uno me dijo “che no tienen  miedo ustedes cuando vuelan?” y le dije “los primeros días sí…ahora no me interesa si tengo….voy…vuelvo…” porque uno se acostumbra y  eso hace que se supere ese miedo, así que nuestro estado anímico era muy bueno.

Sra.: Según contaban los compañeros en un vuelo los seguían dos aviones a pocos kilómetros de la cola del avión…

N: Eso sucedió en los primeros días de mayo. Nosotros volvíamos de las islas sin poder aterrizar por problemas meteorológicos y nos dirigíamos rumbo a Río Grande, en Tierra del Fuego. Habíamos empezado el descenso y en ese momento el operador de la torre nos informa que por radar veían que se nos acercaban 2 ecos (eran dos aviones). El piloto no lo pensó y efectuó un descenso brusco, nosotros pensamos que nos derribarían en cualquier momento; gracias a Dios eran dos aviones navales argentinos, pero como venían con silencio de radio el controlador no los tenía chequeados.

N: Una de las operaciones complicadas fue el lanzamiento de carga para la gente de Ejército.

SE: Que hacían?

N: Primero de todo se preparan los contenedores abajo del avión y luego se van ubicando dentro del mismo.

SE: Son como cajas grandes verdad?

N: En realidad son contenedores de tela muy resistente,  que pueden transportar entre 600 a 700 kilos cadauno, ahí se pone lo que uno quiere largar o lo que necesita la gente que está abajo, luego se le pone un paracaídas que soporta la carga y atado a éste una cinta para la apertura del mismo con un gancho que se desliza por un cable que tiene el avión, cuando el contenedor  abandona el avión se abre una bolsa donde está el paracaídas, el paracaídas se abre y cae. Nosotros lo máximo que habíamos hecho en práctica era de 2 y 4 contenedores porque tampoco se justificaba el lanzamiento de tantos, eso en práctica. En ese lanzamiento se lanzaron 16 que era la máxima cantidad que se podía lanzar. Esta operación requería de una precisión de llegada a la zona de lanzamiento  de más- menos 30 segundos. De acuerdo a lo coordinado con las fuerzas terrestres el error de llegada   no  podía ser  de más de 30 segundos de la hora prevista. Vamos a suponer que la hora de llegada, sea a las 10:00, si se estimaba llegar a las 10:00:31 o si se llegaba a las 09:59:29 se suspendía el lanzamiento….

SE: Por miedo a ser derribados?

N:En parte si, ya que fuera de ese horario, se suponía que deberían ser aviones enemigos y  la gente de artillería, de nuestras mismas fuerzas argentinas nos dispararían. Ellos tiran con radar, no saben quién viene, ven un eco en el radar y el cañón dispara. Nosotros estábamos dentro del tiempo, pero cuando estábamos cerca de la zona de lanzamiento, el radar de la isla, que tenía la Fuerza Aérea, detecta dos aviones ingleses en la otra punta del estrecho. Nosotros hacíamos el lanzamiento en Bahía Fox, que es la parte occidental del estrecho y en la parte oriental  se detectaron dos Harrier que estaban volando, no es que ellos nos habían detectado, el  miedo era que los radares ingleses detectaran nuestro avión y los mandaran a interceptarnos. Nos ordenan suspender el lanzamiento…no lancen! el avión estaba  con todo listo para el lanzamiento lo único que hizo el piloto fue evitar el primer pasaje que se llama pasaje de comprobación, sobre todo para conocer el viento que hay en superficie y en base al viento que hay en superficie…el piloto y el que lleva la navegación hacen el cálculo para  ver dónde empezar a lanzar y que los contenedores caigan dentro de la zona de prevista. La cuestión que se hizo el  lanzamiento, salieron  los 16 contenedores; salvo el primero que cayó al agua los demás cayeron dentro de la zona de lanzamiento. Una vez que terminamos…los que estaban en tierra le dicen al piloto que se pegue al suelo. No sabíamos por qué pero el piloto no lo pensó, descendió desde los 300 metros abruptamente y nosotrosen ese momento estábamos recogiendo las bolsas…8 de cada lado, en la zona de la rampa; estábamos a 50 centímetros del borde final de la rampa, entrando las bolsas que quedan flameando en la cola  del avión. Cuando salimos de la zona de lanzamiento y ya aparentemente pasó el peligro…subimos a 30 metros,  porque en la zona de exclusión se volaba de día a 15 metros y de noche a 30. Como que ese día me había hecho mal la comida, me acosté y me dormí. Cuando me despierto…miro la hora y había pasado una hora y media y yo veía que estaban todavía volando bajo y pregunto “ Qué pasa que están volando bajo?” y me dice el otro compañero “Lo que pasa que a unas millas vimos un helicóptero que despegaba de un barco y parecía que apuntaba al avión, entonces….raudo escape….y volví a preguntar “Por qué no me llamaste” y me dijo “ Si nos derribaban ni te enterabas” (Risas). La cuestión de que de esta anécdota hace un año y algo Héctor Murua; otro veterano que conozco hace varios años; cuando se entera que yo iba en el avión que lanzó el 20 de mayo en bahía FOX me dice que fue uno de los que nos dispararon, por esa razón la gente que había preparado la zona de lanzamiento le había dicho al piloto que se pegue  al suelo.  Lo conoces  a Murua?

SE: Si claro a Héctor. Ellos eran los que les disparaban?

N: Si. Lo que pasa es que ellos vieron un avión, parece ser que el jefe de la pieza era un subteniente muy nuevo…sintió un avión y dijo “disparen”…éramos nosotros…

SE: El gran problema que tuvieron era la incomunicación entre las fuerzas…

N: No, sencillamente se volaba en silencio de radio. Las comunicaciones eran muy breves para que los ingleses no las interceptaran.

SE: Ellos tenían mejor sistema de comunicación que nosotros

N: Claro…aparte que…por ejemplo cuando se hacían los vuelos de reabastecimiento, los pilotos no hablaban nada…venían reabastecían y se iban…no decían nada. Nosotros sabíamos que llegábamos a la zona de reabastecimiento…se desplegaban las dos mangueras una de cada lado del fuselaje y se controlaban que estuvieran bien y que no hubieran  pérdidas, cuando el piloto del caza acoplaba se le avisaba al ingeniero de vuelo que transfiriera el combustible y  cuando el piloto tenía el avión completo lo único que hacía era reducir un poquito la velocidad…las mangueras se estiraban y el avión se desacoplaba y se iba…ni una palabra. Los ingleses buscaban a los re abastecedores porque era la única forma de que los aviones no llegaran a la flota. Ellos nunca calcularon semejante operativo de reabastecimiento, para tener una idea de esto, se hicieron 31 misiones de reabastecimiento en combate. Se reabastecieron 113 escuadrillas de las cuales 93 eran de la Fuerza Aérea y 20 de la Armada. Sereabastecieron  a los SuperEtendart y a los aviones A-4Q que eran de la Armada y de la Fuerza Aérea a los SKYHAWK A4B Y A4C. Fue un esfuerzo impresionante, pero era la única forma de que los aviones nuestros llegaran a la zona de blancos ingleses, si no era imposible.

SE: Donde paraban  en Rio Gallegos?

N: Y depende, a veces en Rio Gallegos otras veces en Comodoro Rivadavia, a veces en Trelew, en San Julián, no había un lugar fijo. Y una vez cada 7 u 8 días  nos mandaban a la casa, estábamos un día y volvíamos nuevamente a…

SE: A ustedes les daban la posibilidad de volver?

N: Y estábamos un día con la familia y después volvíamos  a seguir volando

SE: Y cómo fue María la primera vez que viene? Te acordás? . Ya tenías conocimiento de que estaba en guerra?

Sra.: Y yo seguía con la vida normal con los chicos, la vida social; si sabía por la TV que se estaba en guerra.

SE: Cuantos chicos tenían en ese momento?

Sra.: Los que  tenemos, Pablo tenía 8 y  Gonzalo 4

SE: Y los chicos sabían que estaba su papá en guerra?

Sra.: No en guerra, sabían que estaba volando…

SE: No tenían esa información

Sra.: Como él vivía volando, para ellos no fue mucho…si, si de la guerra. Yo me acuerdo que el día que le dije a la maestra de Pablo que Néstor estaba en Malvinas, ello lo agarró a Pablo y le dice “Así que tu papá esta allá”…claro si el volaba siempre…así que no, no tenían dimensión de lo que pasaba. Y tratamos de seguir con la vida normal

SE: Y porque en la escuela no pasaba nada, porque a otros chicos, hijos de militares que estuvieron en Malvinas, los mismos chicos les preguntaban si tu papá estaba vivo…los chicos a veces…los otros compañeros no?

Sra.: No, ellos no tuvieron ese tipo de problema, por suerte no. Y después en el barrio, imagínate que vivíamos de cuatro casas, tres casas seguidas de gente que volaban en Hércules y Diego, un compañero de Néstor y vecino volaba en Boeing. Estaban volando constantemente en plena guerra.

SE: Y ustedes que hacían? Se juntaban las esposas? Conversaban del tema? O nadie hablaba

Sra.: Vida normal. Se daban todas las noticias, no teníamos teléfonos en cada casa, así que la que tenía teléfono era la que recibía la comunicación e informaba a las demás o íbamos allá y desde esa casa hablábamos con ellos…muy poco…muy poco. Dentro de todo la vida bastante normal. Yo te digo que el impacto más grande de Malvinas fue….Yo llevaba los chicos al colegio todos los días, en vez de salir del barrio en el coche para llevarlos iba por dentro de la Brigada, la escuela quedaba en la punta de la Brigada así que salía por ahí y los llevaba a la escuela y un día voy…mediodía era, me parece…y paso por la puerta de la entrada de la Brigada, pero por dentro del barrio y era un alboroto…porque llegaban los camiones con los chicos de Ejército, te  imaginas chicos de 18 años…le bailaban los cascos…esa parte….

SE: Eso te impresionó muchísimo. Que chicos tan jóvenes iban a la guerra

Sra.: Los llevaban cantando a los gritos….los llevaban cantando y entran a la Brigada y los padres que venían atrás en los coches no pueden entrar….así que quedaron agarrados de las rejas…gritando el nombre de los chicos…pero los chicos no escuchaban porque el avión estaba en marcha…el ruido de los motores tapaba todo….eso me partió…Me partió y todavía me parte, a lo mejor pensando que alguno no vuelve más…Y eran tan jovencitos…tan chiquitos…fue muy fuerte…muy fuerte. Ahí creo que empecé a caer…

N: El 2 de junio…yo había estado uno o dos días antes del 2 de junio, en casa…

Sra.: El 30 de mayo estuviste en casa, que dio la casualidad que era el cumpleaños de Gonzalo. Todos los amigos que volaban estaban ese 30 de mayo en Palomar, así que hicimos el cumpleaños con todos ellos.

N: El primero nos tocó ir  a llevar un invento que hicieron los de la Marina, que era la lanzadera de misiles Exocet desde tierra. Ellos desarmaron de un barco la lanzadera de Exocet, la metieron en una especie de acoplado….Cuando el 2 llegamos a Comodoro la llamé por teléfono…ya era mediodía, y me dice “Por qué me llamas por teléfono” y le dije “Es para decirte que estoy bien, nada más “. Ese día habían derribado un avión Hércules.

Sra.: Yo hasta ahí no me había enterado de nada. Y le decía que te pasa en la voz…”estoy resfriado” me dijo. Él me llamaba por las dudas que yo me haya enterado que había caído un Hércules. Y yo no sabía nada del Hércules todavía.

N: Después se va a una casa y ahí en esa casa le dicen “viste que derribaron un Hércules”, y ella dijo “No…por suerte mi marido me llamó hace un rato…no estaba en ese Hércules”

SE: Y ahí tomaste conciencia de lo que podía pasar y porque él te había llamado

Sra.: Si, yo te digo…yo vivía en una nube. Yo la tengo tan patente a mamá tejiendo y mirándome como diciendo y esta que le pasa que está tan tranquila. Ella se vino sin que yo le avisara ni le dijera, fue a casa…lo pensó ella, al estar solos los tres…entonces se fue para casa, para Palomar. A mí ni se me había ocurrido…porque total el siempre volaba. Por más que supiera que venían los ingleses y todo….no…no. Y cuando desembarcó Marina yo la llamé a la mamá de Néstor y le digo “Néstor está allá” y mi suegra trabajaba en el Hospital Militar de Bahía Blanca, así que estaba al tanto de todo. Me dice “Yo me imaginaba que Néstor estaba allá”…le digo”, le digo “Bueno…pero no pasa nada”, “No dice si ya hay un muerto”,  “Cómo que un muerto?”, le digo, y era vecino nuestro justamente de afuera del barrio, vivía frente al barrio en Palomar, pobrecito. Ya te digo…yo en una nube…

SE: Era de Marina?

Sra.: si era de Marina….yo en una nube…Todo eso tenía que ver…pero a él no le iba a pasar nada, porque él estaba en otra cosa digamos…una cosa así. Yo estaba enterada pero me metí en…para no angustiarme….Y ese día a las 3 o 4 de la tarde me tuve que ir a acostar porque ya no…ahí me di cuenta de lo que realmente estaba pasando…y mi mamá seguía tejiendo y me seguía mirando… a ver que hacía yo, (Risas)…”Mamá voy a la cama” y me dijo “Si, si yo atiendo los chicos” (risas). Ya te digo tardé bastante…Y el impacto más grande que tengo, porque dentro de todo, era la profesión de él, él se preparó para eso.Fue el de esos chicos de Ejército cantando en el camión que los llevaba para el sur y andá a saber cuántos de ellos volvieron, eran conscriptos, no eran de carrera. Eso sí me hizo mucho mal….

SE: Se contenían con otras mujeres, hablaban de cómo lo llevaban o era mejor no hablar?

Sra.: Se hablaba como si fuera cuestiones de trabajo diario, nada más. Después falleció uno que no vivía en el barrio pero vivía cerca…

SE: Cómo era volver a casa, ese día que iban y volvían?

N: Era reconfortante, uno podía estar aunque sea un día con la familia; uno se aflojaba un poco, pero luego había que regresar.

SE: Claro, llegar no tanto, pero sabían que tenían que volver

N: Lógico, uno ya sabía que tocaba regresar. Era una especia de rutina que la hacíamos…

Sra.: Yo no me acuerdo de esos regresos…del único que me acuerdo es del cumpleaños de Gonzalo

SE: Cada día era…no sabías si los ibas a volver a ver

N: Esa era la cuestión, uno daba la esperanza de volver; pero internamente estaba la duda.

Sra.: Era cerca de mediodía Gonzalo se iba para el jardín, estaba con el delantal del jardín, y Pablo ya había regresado de la escuela, y les digo “siéntense “era un día hermoso de mucho sol, se sentaron en el porche de la casa y les saqué una foto, después me había agarrado una angustia…ni que no lo fuéramos a ver más…

SE: Le sacaste una foto a él con los chicos

Sra: Él  ya estaba con el buzo puesto y con  todo,  porque ya se iba para la Brigada.

SE: Tenías miedo de que fuera la última vez! Te lo querías guardar…y te diste cuanta…

Sra.: Si…si, después me di cuenta y viste…para que lo hice….para que lo hice. Bueno ahí está la foto.

SE: Uno trata de manejar todo eso pero es imposible

Sra.: Es imposible. A lo mejor….nosotros tuvimos la suerte de que él regresó, se siguió la vida normal…pero para muchos no fue así…

SE: Cuantos días estuvo yendo y viniendo a la guerra

Sra.: No tengo idea de nada, empezó a fin de marzo y regresó el 10 o el 11 de junio

SE: También como que borraste todo no? Del dolor…

Sra.: No tengo idea de nada, tengo cosas nomas así viste? Y nada más. Después no sé ni cuantos días se fue ni cuantas veces regresó a casa…no…no…no

SE: Y el tema del dinero? El sueldo de él? Cómo lo organizaron?

Sra.: Supongo que había cobrado y estaba el dinero en casa en ese momento…o a lo mejor….mirá nunca lo había pensado en eso…como fue. O en algunos de los regresos cobró…no sé…no sé bien, no tuve problemas, económicos no.

SE: Y tu mamá se quedó todo el tiempo

Sra.: Si, tejiendo, no paró de tejer (risas) te cuento, Pablo el mayor iba a karate y llevan esos trajes blancos viste? Y mamá así como tejía cosía, entonces cuando salimos a comprarle el traje, un disparate valía y dice mamá “vamos a mirarlo como si lo fueras a comprar, lo miramos bien y yo se lo hago”. Y Pablo la había visto siempre tejer e mamá, así que cuando volvimos no traíamos el traje, y le digo a Pablo “te lo va a hacer la abuela” y dice “Me va pinchar si lo hace la abuela” (risas), pensó que se lo iba a tejer (risas)

SE: Un traje de lana!! (Risas) Igual se lo iba a poner

Sra.: Se lo iba a poner seguro (Risas)

SE:Así que ellos no te preguntaban nada, papá cuando vuelve…

Sra.: Ellos sabían que papá estaba en el sur, en Malvinas, escuchaban y miraban televisión, o sea la vida normal de siempre, después en la escuela…el primer día que Néstor viajo le dije a la maestra que se había ido para el sur. Pero hicieron la vida normal, fueron a cumpleaños…Estaban tan acostumbrados a que Néstor estuviera dos días en casa y tres afuera que si no hacía guardia en la entrada del barrio hacia guardia en la entrada de la Brigada, hacia turno en la torre y volaba ( risas ) por casa pasaba….muy poco. Entonces los chicos estaban acostumbrados a eso y no les llamó la atención para nada. Y yo calculo que eso también hizo que yo estuviera tranquila. Porque yo seguí mi vida normal…iba a yoga

SE: Y nadie preguntaba nada, ni en yoga…ni en ningún lado te preguntaban nada?

Sra.: No, porque éramos todos del barrio y sabíamos…y nadie decía nada

SE: Era una manera también de no meter el dedo en la llaga

Sra.: Si….si…era como seguir viviendo en un mundo aparte. El día que cayó ese Hércules, todos tomamos conciencia de que estaban en una guerra. Y antes fue lo del desembarco de la Infantería de Marina y ahí muere el jefe de desembarco, no me acuerdo el nombre….

SE: Giachino, que decíamos recién. Que vivía cerca de ustedes

Sra.: Si, vivía enfrente del barrio, la madre tenía un almacén. Pero por lo demás…al día siguiente todo volvía a ser normal

SE: Era un día de esos y después nadie hablaba con nadie, ni con la madre?

Sra.: No….no…ya te digo…era una sola vecina que tenía teléfono, así que cuando el marido llamaba, ella avisaba que había hablado con él….si Néstor estaba ahí, también hablaba. Yo la llamaba a mi suegra y le decía…y ella me decía “Cómo que no hay peligro?” (Risas)

SE: Claro ella veía otra cosa

Sra.: Ella se enteraba de todo…a lo mejor antes que yo, trabajaba en el Ejército

SE: Cuanto tiempo Néstor estuviste ahí? Yendo y viniendo, durante todo lo que fue la guerra

N: Y…hasta que terminó, hasta los últimos días

Sra.: Creo que vinieron y al día siguiente se suspendieron los vuelos…

N: Si… nosotros volamos la última vez creo que el 11 de junio,  justo nos tocó el día de descanso y  el día 13  a la noche evacuaron la isla los que pudieron y el 14  fue la rendición.

SE: Se acuerda de haber llevado gente, de haber llevado soldados?

N: Si, nosotros hicimos el despliegue del  GADA  601 de Mar del Plata, compuesto por soldados, oficiales y suboficiales y parte del armamento de esa Unidad del Ejército, mayoritariamente artillería antiaérea y algún vehículo .Normalmente llevábamos poca gente, lo más común era llevar material; cuando regresábamos de la Isla generalmente se llevaban a heridos al continente

SE: Cuando habla de material, eran también provisiones, cartas?

N: Si, llevábamos además de material, también provisiones y correo; pero eso lo manejaba  el Correo, nosotros solamente cargábamos las bolsas o cajas de correo y después se hacía el reparto. El día que yo vine de la isla y al otro día seguí volando, ese día justamente llevamos desde Palomar a la isla,  mil kilos de chocolate que la empresa ARCOR envió para las Malvinas.

Sra.: Que decían que se los habían comido todos los jefes…y no

N: No fue para tanto;  también  llevábamos el avión completo prácticamente de la ración “C” de combate.

SE: Qué es?

N: Se llamaba ración C o ración de combate. Se preparaban  en Buenos Aires, eran cajas con alimentos que servían para todo un día de combate.

SE: Se acuerda de haber tenido la información de que en algún lugar que tenían que llevar alimentos y ustedes no podían acceder?

N: No, salvo los 2 lanzamientosde carga que se  hicieron con los que se enviaron, ropa, algunos pertrechos y alimentos; después siempre se hacía a la Isla, se cargaba en continente y se descargaba en el aeropuerto de Puerto Argentino.

Sra.: Y esa que hicieron de pertrechos?

N: Se tuvieron que hacer los dos lanzamientos, uno en DARWIN; 8 contenedores el 19 de mayo y el nuestro en Bahía Fox, el 20 porque era muy difícil hacerlos por tierra, además Bahía FOX está en la isla Gran Malvina y DARWIN en la parte oeste de la isla Soledad. Se lanzaron 24 contenedores con casi quince mil kilos, de provisiones.

SE: Claro, porque como decía Ana María, que se decía que las cosas no llegaban….pero no, todo lo que llegó al avión se dejó en las islas. Qué pasó una vez que llegó a la isla es otra discusión. Todo lo que llegó no se quedó en continente, se fue a la isla

N: Seguro, todo lo que se cargaba  en el continente se llevaba a la isla. Ahí en la isla se descargaba la totalidad y luego se repartía.

SE: Son las cosas que se discuten. Porque no se sabía cuánto iba a durar y había gente que lo guardaba por las dudas, que después no pudiera acceder

N: Una vez que se entregaba la carga, sobre todo lo que era racionamiento, nosotros desconocíamos el trámite que se le daba.

SE: Lo que sí supe que algunos era a pesar de que había, dar menos porque no sabían de que iban a tener siempre. Lo racionalizaban bastante, porque quizás es todo lo que hay y nadie más nos puede traer nada. Era ese cuidado, según lo que contaban algunos

N: Es contraproducente tanto para la gente que estaba en el Ejército como la de Infantería de  Marina, no llevarle alimento era como perder un hombre. Había que racionarlo quizás, pero no negarlo, además mientras hubiera un Hércules volando, seguro que hubieran tenido las provisiones.

SE: Había gente que no accedió a la comida, eso sí es cierto, pero era porque estaban lejos de la cocina o situación de combate, hubo situaciones que de verdad no podían. O como le pasó a Peirone que lo dejaron para hacer una inspección  y no pudieron volver a buscarlos y estuvieron 15 días en la nada. Hicieron lo que pudieron…Ellos lo pasaron mal, pero tuvo que ver con esa situación.

N: Durante el conflicto se transportaron 10.000 toneladas de carga, entre pertrechos de guerra, vehículos y alimentos, que no es poco.

SE: En cuánto tiempo?

N: En Abril y casi todo Mayo, porque después ya se hizo muy difícil ir seguido a la Isla porque rodeada. De todos modos durante el bloqueo se realizaron 33 vuelos de los Hércules hacia Malvinas y el último despegó el 13 de junio a la noche.

SE: Cuando tenían que llevar las provisiones veían lo que estaba pasando? Veían la situación de guerra, la situación de combate, la podían ver?

N: No…porque cuando nosotros volábamos…a 15 metros sobre el agua y lo único que uno ve es agua y después cuando se estaba aproximando a la pista se tomaba un poco de altura y se aterrizaba, se descargaba con los motores en marcha, se cerraban  la puerta y rampa rápidamente y se salía. Salvo la madrugada del 3 de junio, cuando fuimos a descargar la lanzadera desde tierra de misiles EXOCET,  ese fue un día medio amargo porque esa la tarde, hacían pocas  horas que habían derribado un Hércules; así que vino el Capellán nos dio un escapulario a cada uno y la bendición y todos nos mirábamos y nos dijimosparece que nos están dando la extremaunción…Por suerte fuimos y volvimos sin mayores problemas.

Sra.: Lo que pasa que en la Fuerza Aérea también han pasado cosas, por ejemplo los aviones que se van perdiendo, no en la guerra sino en general, han sido por orden  numérico, pura casualidad…

N: O sea al Hércules TC-62 lo derribaron los guerrilleros en Tucumán, el TC-63 fue el que cayó durante el conflicto y nosotros salíamos con el TC-64….parecía que ya estábamos sentenciados…

Sra.: Y otros que no eran Hércules también daba la casualidad que parecía que seguían un orden…

N: Y vino hasta el jefe del Grupo Aéreo a saludarnos y a darnos la mano…

Sra.: Con que animo habrán subido al avión

N: Inclusive el mismo Comandante de aeronave; la tripulación se componía por  3 oficiales, 2 pilotos y uno que llevaba la navegación que era el navegador, y 4suboficiales; 2 ingenieros de vuelo y los 2 especialistas en carga. Entonces el Comandante de aeronave dice “Bueno los suboficiales se quedan, vamos nosotros los tres oficiales” porque consideraban que era muy peligroso, entonces yo le dije “Mire, acá estamos todos metidos y aparte ustedes que van a hacer cuando lleguen a la Isla para descargarlo” y me dijo “Y…tiene razón” y subimos los 7. Lo pusimos en marcha y empezamos el carreteo hacia la cabecera de pista y a los 150 metros cuando el piloto bajó los flaps, uno se trabó, así que  con esa fallano se podía volar. Volvimos a la plataforma, dejamos el avión ahí y nos fuimos a buscar el avión que habíamos traído cargado, que estaba bien lejos de todo. Los 7 solos fuimos, lo pusimos en marcha y nos fuimos a la isla. Descargamos y esa noche nos trajeron varios heridos, dos que estaban con heridas de esquirlas, uno que tenía prácticamente todos los intestinos al aire, venía con un enfermero que le tenía el suero, un chico joven…yo lo miraba y estaba medio inconsciente por la medicina que le habían dado, mucha morfina. Nosotros pedimos las ambulancias para que  cuando aterrizáramos en Comodoro los vinieran a buscar. Yo cuando vi que se lo llevaron…dije…pobrecito…no va a vivir…por cómo estaba….hace dos años lo encontré…

SE: Nooo….el mismo chico que habían llevado en el avión

N: Si, lo encontré…porque en ese momento era Suboficial de estado mayor, vino con un jefe a hacer el cambio del jefe de la Sexta Brigaday un suboficial de acá, que ya está retirado, que se llama Pascual, le preguntó“No lo conoces al suboficial… él volaba Hércules” y dice “Ah sí a mí me trasladaron en uno de esos la madrugada del 3 de junio”…. “Ahí estaba yo, vos eras el que estaba herido” y dice “si…yo era”. Fue una alegría inmensa.  Este año cuando hicieron el cambio de jefe nuevamente;  le pregunto a uno de los jefes que vino “Si había venido aquel suboficial” y me dice “No ya está retirado” y me pregunta “ Usted lo conoce?” y le comenté la anécdota que tuve y este señor que era Brigadier, me dice; mire yo le voy a contar lo último, les dicen el Tano, yo estuve con él Tano en la delegación aérea en Londres, preguntando en el Ministerio de Defensa encontré al  artillero inglés que disparó esa noche y lo hirió y le pregunté…”Quiere conocer al que lo hirió en Malvinas?” y dice que al principio dudó y después dijo sí. Y se conocieron…Que historia…

SE: Así que ustedes ese díaestaban llevando heridos, tuvieron bastante más cerca y conciencia total de la situación

N: Siempre que volvíamos de las islas se llevaban heridos o enfermos. Esa noche no fue la excepción. Nosotros como íbamos y veníamos desde la Isla sabíamos perfectamente cómo era la situación ahí, nosotros también la vivíamos.

SE: Se acuerda cuantas personas subieron?

N: No, no me acuerdo;  tuvimos problemas para bajar la carga, además lo hacíamos con los motores en marcha en la pista, mucho nervio…mucho nervio, no podíamos perder mucho tiempo, en cuanto terminamos de descargar hicimos subir a los heridos que teníamos que llevar, cerramos el avión y para arriba.  No se podía permanecer mucho tiempo en tierra porque era peligroso. Ese fue un vuelo complicado en todo sentido…ver la gente que viene herida…y algunos muy complicados…te deja mal…

Sra.: Néstor y ese que….el piloto de caza que venía enchufado al avión de ustedes?

N: Si, eso fue el 8 de junio…

SE: Y el 8 de junio que pasó?

N: El 8 de junio fue el día  que la Fuerza Aérea atacó Bahía Agradable, para ellos era Bahía Fitz Roy pero nosotros le decíamos Bahía Agradable, para los ingleses desagradable porque fue una carnicería. Ese día me tocó una misión de reabastecimiento, estaban los dos aviones re abastecedores; KC-130, volando  a una altura de 3 mil metros,  esperando que vinieran  los aviones Caza para reabastecer y seguir hacia la zona de combate.Los Cazas despegaban con todo el peso de armamento pero reducido en combustible, luego hacían reabastecimiento en vuelo…iban y atacaban y si ellos se habían entretenido por los ataques, tenían posibilidad de reabastecer cuando volvían, así que nosotros teníamos que quedarnos hasta que el último volviera, cuando el último ya volvía…nosotros nos volvíamos también; pero…

SE: Y entonces ahí reabastecían los aviones en vuelo

N: Estábamos ya pensando que no había nadie más y en eso sentimos que nos llama un piloto. Normalmente en las comunicaciones se identifican con un indicativo…con un solo nombre…una cosa así, el nuestro era “parca “(Risas)

SE: (Risas) Que feo nombre… (Risas)

N: El del piloto “martillo”, entonces fue emocionante escuchar la voz del piloto en ese tono desesperado cuando nos llamó…”Parca…el Martillo” y le dicen “si adelante, posición”y dijo “ Hoy me baño en el Atlántico”….entonces le preguntan “por qué?”,  y dice “con el combustible que tengo no llego a ningún lado”, el piloto del KC-130 le contesta “tranquilo, que esta noche usted se va a bañar en el hotel”, entonces le pregunta el nivel de vuelo, para saber dónde estaba, “Y estoy a 29 mil pies” ( cerca de 10.000 mil  metros) y nosotros estábamos a 10.000 pies (unos 3.000 metros) teníamos que subir 7.000 mt. más y encima nosotros volábamos entre capas, o sea una capa baja de nube, una capa media, dentro de esas dos capas de nubes estábamos volando….cosa…que por lo menos visualmente no nos vieran, por supuesto que con los radares sí. Y dice “Yo no puedo bajar un metro…si bajo…no llego a ningún lado”. No nos quedó más remedio que ascender hasta los 10.000 mts. El KC-130 tiene un sistema instrumental que sirven para que el avión que va a reabastecer ponga rumbo al KC-130. Cuando el piloto pulsa el equipo para llamar, el instrumento detecta la señal radioeléctrica del avión sin que el pilotohable y le da un rumbo, se ve de donde vieneesa señal y le dice al piloto pongo tal rumbo para que vaya hacia el avión. Lo fuimos trayendo…lo fuimos trayendo…y en un momento nos dice “Los veo”. Nosotros ya teníamos las dos mangueras afuera para que el piloto eligiera la que mejor le convenía y en el momento que se arrimó al avión….lo veo pasar por abajo…”me pasé” gritó…no sé qué maniobra hizo para acoplarse. La técnica es que el piloto se enganche y empuje aunque sea 5 pies, que es 1,65 mt., hacia el avión para que pueda fluir  el combustible y no haya peligro de colisión ni perdida de combustible. Fue perfecto el acople; no es tan fácil embocar la canasta, la canasta mide 60 centímetros de diámetro, en el aire no es tan fácil y además sumarle el nerviosismo del piloto.

SE: Que destreza se requiere!!! Y logra reabastecerse?

N: Se requiere mucha práctica tanto para el piloto de caza como para las tripulaciones de los KC-130. Cuando le empiezan a pasar combustible yo detecto que hay una pérdida de combustible desde el avión caza; le salía un chorro de combustible considerable, entonces  le digo a nuestro piloto “Mire que al “Martillo” le está saliendo mucho combustible” entonces sin decirle nada al piloto del Caza, el comandante le dice “Bueno…va a tener el honor de acompañarnos hasta Rio Gallegos enganchado”. Entonces fuimos hasta Rio Gallegos, una hora y pico, dos horas de vuelo, cuando llegamos cerca de la vertical de Rio Gallegos,el piloto del caza se desacopla y aterriza. Después nunca más lo vi al piloto del caza, porque él estaba destinado en Villa Mercedes, San Luis y yo en El Palomar; salvo 27 años después que vino a Tandil cuando estuvo en la inauguración de la plaza Ardiles, frente a la escuela N° 53.

SE: Si vos no hubieras visto que perdía combustible se hubiera desenganchado, se hubiera ido y no llegaba a ningún lado…

Sra.: El le veía la cara al piloto…

N: Igualmente hubiera recurrido a nosotros en cuanto viera que consumía demasiado combustible, seguramente hubiera reabastecido nuevamente y llegado a destino sin problemas.

SE: Cuándo estuvo en esa plaza, lo buscaste y que le dijiste?

N: Sí, lo busqué y estuvimos charlando y llorando…

Sra.: Estaban a los besos…y yo digo “ que está pasando?” (Risas) No se habían visto nunca más…

N: Cuando le dije quién era y qué había pasado aquel 8 de junio de 1982, me dice “Ustedes son como mis segundos padre, me salvaron la vida” Porque él no llegaba ni a 180 kilómetros del continente. Porque en el agua fría no iba a durar más de 10 minutos. Entonces le pregunté “Qué le pasó que cuando ya estaba cerca del avión y se pasó de largo y me dijo “ Lo que pasa es que uno de los proyectiles le había averiado un tubo de la calefacción  del avión y tenía elparabrisas congelado del lado de adentro” ….él iba rascando el hielo con la mano  para poder ver y en eso se pasa de largo,  y yo le dije “Y qué maniobra hizo?”, “Ni sé que maniobra hice”, no sabe cómo hizo…porque pasó  debajo del avión hizo un rulo y vino y se conectó de primera!, cuando muchos con los nervios intentaban tres o cuatro veces y no podían. Ese hombre se llama Héctor Sánchez, está en Facebook como Pipi Sánchez, porque está dando charlas por todos lados, los llaman de muchos partes para darlas.

Sra.: Él da charlas por todos lados…

SE: Claro, esta generación no tiene ni idea, no está todavía en los libros escolares estas historias. Ojalá que con esto empiecen a tener, nosotros este libro queda de descarga gratuita, para quien quiera. El segundo lo editaremos en versión online hasta que nosotros lo podamos imprimir. Para que cualquier docente o chico que quiera utilizar esto pueda usarlo, porque no está en ningún lado. Bueno…Cómo le fue la vuelta, como cierra esto, cuándo se vuelve?

N: La mayoría volvió entre el 10 y el 13 de junio, otros volvieron más tarde.

SE: Cómo fue la vuelta? Qué sabían ustedes de la rendición?

N: Nos quedamos con un sabor amargo en boca, no podíamos entender el porqué de la rendición si la Fuerza Aérea, por lo que sabíamos, seguía operativa. Fue una determinación que tomaron los altos mandos del Ejército, así que a casa y seguir con la rutina de todos los días y sin ver en esa época, el reconocimiento de nuestras autoridades.

SE: La gente de la Fuerza…

N: Mucha  gente de la Fuerza  que no había ido a la Isla  nos juzgaba; como si hubiera sido culpa nuestra haber perdido la guerra. Luego de unos años vino el reconocimiento por parte de la Fuerza Aérea y luego del Congreso Nacional.

SE: Que fue doloroso para ustedes, en todas las fuerzas…

N: Lo doloroso fue volver  sin haber logrado el objetivo por el que fuimos. Además  la Fuerza Aérea no se quería rendir….quería seguir en combate porque los daños que se les estaban haciendo a los ingleses eran considerables y los ingleses estuvieron a 6 horas de irse,  lo dijo el Almirante Woodward, que era el Comandante de toda la fuerza que vino a las Islas y se lo había comunicado al almirantazgo “No se justifica estar más tiempo acá, con las pérdidas que estamos teniendo”. Claro, porque en todo eso estaba la política, tanto de un lado como del otro. La mayoría de los ingleses no tenían idea porque estaban combatiendo, así lo manifestaban en  muchas cartas que se mandaron, sobre todo de gente que estaba embarcada, que escribían…“no sé que estoy haciendo acá, venir a este lugar…” esto se sabe porque se han hecho públicas esas cartas.

SE: Ellos vinieron igual que ustedes…no sabían a que venían y que era este lugar. Ellos no entendían nada…menos todavía.

N: Los ingleses vinieron  después de navegar 12.000 millas y nosotros se puede decir que estábamos ahí. Ya  en 1833  los antepasados nos arrebataron las Islas y en 1982 el Gobierno Inglés sabía muy bien para que los mandaba, los que no lo sabían era la gente que iba a combatir, además pensaron que sería un “Paseo”; pero se llevaron la sorpresa.

SE: Después de esta falta de reconocimiento, como si hubieran sido los perdedores de la guerra por parte de la misma Fuerza. Entre ustedes empezaron a verse? O pasaron muchos años hasta que se habló de esto?

N: Sí, nosotros nos juntábamos,  formamos un grupo de tripulantes y ya éramos veteranos. Varios años más tarde comenzaron con los reconocimientos, primero fue la Fuerza Aérea que dio un distintivo especial para los que habíamos estado en el conflicto y luego el Congreso Nacional en 1989 nos entregó la condecoración como Veteranos de la Guerra de Malvinas. En 1993 Presidencia de la Nación me entregó la Medalla al Valor en Combate por el desempeño durante la guerra. Hoy en día se han formado muchísimas asociaciones de Veteranos de Guerra y hasta hay una Federación que agrupa todas las asociaciones.

Sra.: Se las robaron…dicho sea de paso…

N: Si, entraron a robar a casa y me robaron muchas cosas entre las que se encontraban esas 2 condecoraciones. No les sirve para nada…pero…

Sra.: Valor económico ninguno, pero me dicen que las vendían después a los coleccionistas que pagan mucho por eso. Haremos una copia para los chicos, él no quiso hacer copia, pero…

N: Yo tengo una copia de la que dio el Congreso, pero de la que dio el Poder Ejecutivo, Presidencia de la Nación, esa no.

Sra.: Y hay que conseguir una para cada uno….

SE: Y los hijos que dicen después de tantos años de esto? Ahora que son más grandes preguntan?Alguno siguió la carrera militar?

Sra.: Nada más lejos de la carrera militar…

N: Ahora ya saben todo y muchas veces me piden que les cuente  cosas de la guerra o algún hecho importante del cual participé. Nunca les inculqué nada, así que ellos eligieron lo que más les gustaba. El más grande, capaz que lo conoces Pablo Molina,  está en el IFAS , es Doctor en Física e investigador del CONICET y además está en el gremio ADUNCE,  el otro hijo vive en Lomas de Zamora,

SE: Si. Pero ninguno siguió la carrera?

Sra.: No para nada….para nada…y el otro con una melena hasta por acá (señala el largo) Risas

SE: Muy bien! Tuvieron esa libertad!

N: Sí, ellos eligieron lo que querían

SE: Que genial. Y las charlas a partir de cuándo? Cuando empezaste a poder contar, que la gente te llamara? De salir de ese enojo también…empezar a sentir un poco de reconocimiento social

N: Nosotros, digamos… acá en Tandil, toda la gente que estuvo con los Mirage en el Sur, se junta todos los 30 de Abril, el día antes del bautismo de fuego, hacen una cena conmemorativa, y claro yo fui a un par de veces y nunca dije nada y un día uno me dice “Hoy esta noche vos vas a hablar de todo lo que hiciste en Malvinas” esa fue la primera, luego hice varías más y ahora siento que la gente reconoce lo que he hecho.

SE: Todos se juntan y cuentan

N: Todos saben todo lo que pasó, tanto los pilotos como  los mecánicos, todo lo que pasaron, cuando veían que se iba el avión y después no volvía, esa incertidumbre, esa angustia…de decir se fue Pedro y hoy no vuelve….eso quería decir que lo bajaron, todo eso ellos lo conmemoran todos los 30 de Abril, que es el día anterior al bautismo de fuego. También di charlas con el Instituto OLIVERO cuyo presidente es el Comodoro Díaz, que fue derribado y pudo sobrevivir, lo conoces?

SE: Sí, tenemos la entrevista, una de las primeras que hicimos

N: El año pasado, si. Una historia muy interesante; como lo derribaron, como sobrevivió y como fue el rescate. Porque de los que se eyectaron sobrevivieron dos o tres nada más. Uno que se eyectó se mató, se eyectó mal, otro se salvó pero estuvo 5 horas en el agua, que era de la misma escuadrilla del Comodoro Díaz. Te contó cómo fue?

SE: Si me contó

N: Mira a la izquierda le faltaba un numeral  y cuando mira a la derecha ve que un misil  va a impactar al otro numeral  y ahí nomás le dijo “Eyéctese” el otro no dudó y se eyectó.

SE: Y ahí se salvó

N: Y ahí se salvó, pero en el momento que ve que el otro se eyecta…dice que él empieza a hacer maniobras para evadir un posible misil, pero no alcanzó a evadirlo y sintió el impacto del misil en el avión, se eyectó con el avión en viraje, normalmente el avión tiene que estar  más o menos nivelado; tuvo la suerte que cayó en tierra, el otro cayó en el agua

SE: Y la vuelta? Cómo fue la vuelta de ellos, de encontrase todos, el verse? Cómo fue para ustedes como familia? Esta falta de reconocimiento en un principio…el reproche…

Sra.: Sí, pero no fue nada especial. Incluso no nos contaba mucho esos días que volvía, así que se siguió la vida normal, totalmente normal.

N: Uno se repone a todo en la vida, luego con los reconocimientos superamos esa etapa post guerra. Además no se hacen las cosas para ser reconocido; pero te reconforta que lo hagan.

SE: Y usted Néstor volvieron e iban a trabajar como si nada…

N: Como si hubiera estado en un vuelo más, seguimos con las actividades normales de cada día.

SE: Como si hubieran estado en un vuelo cualquiera. Increíble…

Sra.: Nunca hubo en él ningún trauma o alguna cosa así, que necesitara otro tipo de ayuda. Hay gente que lo necesitó pero…

N: Por el estrés post  traumático. Nosotros hicimos lo que siempre hacíamos. No fue algo que nunca lo habíamos hecho y teníamos que hacerlo por primera vez; la única diferencia era  que estábamos más en peligro de que nos derribaran que los aviones de combate, sobre todo cuando se realizaban los vuelos de reabastecimiento.


Escriba un comentario